domingo, 8 de septiembre de 2013

6: JESUCRISTO Y EL DIEZMO. por Alexander Gell

Si desea descargar o escuchar este estudio en formato de audio mp3, solo tiene que pinchar en el siguiente link: JESUCRISTO Y EL DIEZMO

También: Si desea descargar este capitulo en formato de libro pdf, pichar en este lin:JESUCRISTO Y EL DIEZMO


Vamos a inicial el tema con las siguientes preguntas; ¿Diezmó Jesucristo entregándole a los sacerdotes del templo el diez por ciento de su sueldo?. ¿Pidió el señor Jesucristo diezmo a sus seguidores?. ¿dijo alguna ves nuestro señor Jesucristo que el cristiano que no diezma es un maldito ladrón que le esta robando a Dios?. ¿en alguna parte de los evangelio se muestra a nuestro señor Jesucristo tomando pasajes de la ley de moisés o de otra parte del antiguo testamento para obligar a los cristianos a diezmar dinero de su sueldo?.
Si examinamos  a fondo los cuatro evangelios, en ninguna  parte encontramos a nuestro señor Jesucristo pagando diezmos para el sostenimiento del sacerdocio levítico en el templo, MUCHO MENOS: JAMÁS VAMOS A ENCONTRAR A NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO COBRÁNDOLES DIEZMOS A SUS SEGUIDORES PARA SOSTENER  SU MINISTERIO.

Nuestro señor Jesucristo no pudo haber diezmado porque no era agricultor o ganadero, los cuales, según la ley, eran los únicos que estaban obligados a diezmar, según de lee en levítico 27:30 al 32. Bíblicamente Jesús era carpintero. Tampoco nuestro señor Jesucristo podía recibir diezmo de sus seguidores porque el no era levita; nuestro señor Jesucristo  era judío y sus apóstoles no diezmaban ni recibían diezmos porque eran pescadores. Sin duda alguna el señor Jesús nunca quebrantaría el orden de Dios, como hacen lo ministros actuales, tomando el lugar de los levitas, y recibiendo un falso diezmo sacado del sueldo de los miembros de sus iglesias conciliares; mucho menos nuestro señor jamás lo vamos a ver tomando los pasajes de Malaquías 3: 10 para amenazar y decirle  malditos y ladrones a aquellos que no le entregaban diezmos; ya que dicho pasaje no es aplicable a la iglesia del nuevo pacto, sino que estaban dirigidos a corregir a los lideres israelitas que estaban sujetos a la ley de moisés.




En el tiempo en que se escribió el nuevo testamento, los levitas y sacerdotes oficiaban en el templo de Jerusalén, y el diezmo seguía siendo lo que siempre ha sido; producto del campo y animales; nunca fue dinero, según se lee en levítico 27:30 al 32. Por lo tanto, solo los terratenientes y los criadores de ganados eran los únicos que podían llevar diezmos al templo, según estaba estipulado en la ley.

Los maestros iglesieros actuales; aquellos que gobiernan el sistema evangélico, siempre toman las palabras del señor Jesucristo registrada en Lucas 11:42 y  en Mateo 23:23, ambos  pasajes dicen lo mismo, para decir que Cristo apoyaba el diezmo, o para asegurar que cristo le ordena a la iglesia a cumplir con la ley del diezmo; vamos a leer el pasaje y usted mismo  se ha de dar cuenta que esas palabras estaban dirigidas exclusivamente a los fariseos; los que estaban sujetos a la ley de moisés, no a los seguidores de cristo. Lucas 11:42 dice: "mas, ¡hay de vosotros, fariseos!;  Que diezmáis la menta, y la ruda, y toda hortaliza, y pasáis por alto la justicia y el amor de Dios. Esto os era necesario hacer, sin dejar aquello."
Con esto los pastores iglesieros modernos pretenden demostrar que nuestro señor Jesucristo enseñó el diezmo, y lo aplican a la iglesia, como si el señor lo hubiera ordenado a sus seguidores. Lo que así  piensan deben notar que el señor Jesús esta reprochando la mala conducta de los rabinos judíos que estaban sujetos a la ley. El señor Jesús les estaba hablando a aquellos que obedecían y enseñaban la ley de moisés; y una parte de la ley consistía en el diezmo agrícola; en ningún momento le estaba refiriendo esas palabras a la iglesia del nuevo pacto. Lo primero que les mencionó Jesús a los fariseos es la verdad del diezmo del antiguo pacto;  ´´ diezmáis la menta, la ruda y toda hortaliza ´´. Por tanto en el tiempo de Cristo, el diezmo continuaba siendo agrícola. El señor Jesús no mencionó dinero por ningún lado, por tanto,  no se puede comparar lo que dijo Jesús aquí, con el diezmo iglesiero que se predica hoy en las iglesias y concilios evangélicos donde los pastores cobran un falso diezmo del sueldo monetarios de los feligreses, algo que no tiene nada que ver con el diezmo agrícola enseñado en las sagradas escrituras.




Nuestra respuesta descansa en el hecho de que Jesucristo nació, vivió y murió bajo el Antiguo Testamento (Gálatas 4:4), no entrando en vigor su Nuevo Testamento hasta diez días después de ascender él al cielo, tal y como se lee en este pasaje: "Porque el testamento con la muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive." (Hebreos 9:14-17).  Por lo tanto, no es de extrañarse que Jesucristo enseñara la ley del diezmo ya que él mismo vivió bajo la antigua ley de Moisés. Vino a cumplir lo que aquella ley decía de él, es decir: su sacrificio en la cruz tipificado en los sacrificios de ovejas estipulado por la ley,  (Mateo 5:17-20). Una vez cumplida, todas esas leyes ceremoniales fueron quitadas de en medio, efectuando Dios mismo el cambio de ley correspondiente, y entrando en vigor el Nuevo Testamento establecido sobre mejores promesas, (Hebreos 8:8-13). En este Nuevo Pacto, y no en el Antiguo Testamento, la iglesia establecida por Cristo encuentra las nuevas leyes que han de gobernar su práctica, incluso la de proveer recursos materiales para efectuar las obras que le corresponden en la tierra a través de las ofrendas voluntarias que se usan para socorrer a los santos cuando están en necesidad, según enseña el apóstol pablo en primera y segunda a los corintios y como da el ejemplo los cristianos descritos en el libro de los hechos. En cambio, la iglesia o congregación que encuentra sus leyes en el Antiguo Testamento, los dictámenes de algún concilio religioso o la agenda personal de su líder máximo, ¿cómo la juzga el Señor Jesucristo?, pues de la siguiente manera: ‘’Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición.  Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí.  Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres. ’’ Juan 15:6-9 ).

Quizás se debe dejar claro este punto, que Jesús no usó ningún dinero de la Tesorería del templo de Israel de la que seguramente los diezmos de la tierra y el ganado eran parte. Como mencionamos antes, Jesús, siendo de la tribu de Judá y no de la tribu de Leví, no podía recibir legalmente diezmos. Jesús se financió por medio de ofrendas voluntarias de diversas personas, tal y como leemos en este pasaje: : "Juana, la mujer de Cuza, administrador de Herodes; Susana, y muchas otras. Ellas les servían con sus bienes."  (Lucas 8:3). (Aunque la biblia no registra por ninguna parte que Jesús exigiera personalmente esas ofrendas como algo obligatorio para aquellos que en ese momento les seguían).

Los  fariseos no diezmaban la pesca, las gemas, los tejidos, o el dinero. Pero si diezmaban hasta la más pequeña de las semillas, ya que eso era lo que ordenaba la ley. Con todo y ser los fariseos buenos diezmadores, las palabras de Jesús a ellos fue de: ¡ay de vosotros; hipócritas!! . Él no los felicitó por ser buenos diezmadores. Pero si les reprochó que tuvieran una fachada hipócrita de religiosidad,  cumpliendo la ley como el diezmo, pero descuidaban lo más importante de esa misma ley, que era hacer justicia y amar al prójimo.

También nuestro señor Jesucristo relata la siguiente historia o parábola, para demostrarle a los sacerdotes religiosos lo incapaz que es querer obtener el favor de Dios a través de obras religiosas tales como el diezmo, veamos:

 "Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aún como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmo de todo lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aún alzar los ojos al cielo, sinó que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, se propicio a mi, que soy pecador. Os digo que este descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado, y el que se humilla será enaltecido." Lucas 18:10-14

Vemos que entre el fariseo que ayunaba dos veces a la semana, y diezmaba de todo lo que poseía, y el publicano pecador, fué  precisamente el publicano pecador quien regresó a su casa en paz y justificado ante Dios, y no el diezmador religioso, que se jactaba de cumplir la ley. El espíritu legalista produce en las personas una actitud de falsa santidad, que tiende más a la arrogancia, al orgullo y al desprecio a aquellos que no hacen lo que ellos hacen. Esto bíblicamente se llama soberbia, algo que Dios aborrece; y es algo que abunda en las modernas iglesias del sistema evangélico.

Vemos entonces, que cuando Jesucristo habló del diezmo, no fue para decirle a los cristianos que debían dar el 10% de su salario a los pastores y ministros del moderno sistema iglesiero evangélico, tal y como lo enseñan los dirigentes apostatas y avarientos de dicho sistema apostata; todo lo contrario; nuestro señor lo que hace es  confrontar a los líderes religiosos de su tiempo, y condenar sus acciones, pues cargaban al pueblo con cargas que ellos mismos no querían llevar, tal y como sucede en el sistema iglesiero moderno, donde los falsos pastores obligan por ley y amenaza a sus feligreses a someterse a la supuesta ley del diezmo.  Jesús nunca  felicitó  a los fariseos por guardar la ley y ser diezmadores, pero si los llamó hipócritas, necios, sepulcros blanqueados, serpientes, generación de víboras e hijos del diablo;  por abuzar y despreciar al pueblo, pues estos mismos religiosos decían que el pueblo que no conocía la ley era maldito, como leemos en Juan 7:49 donde los fariseos dicen lo siguiente; mas esta gente que no sabe la ley, maldita es.

¡Esto es lo mismo que hacen muchos pastores fariseos legalistas en la actualidad¡;  tomando textos como el de Malaquías 3:9-10, (texto que por cierto no se aplica a la iglesia: sino que están dirigidos a los israelitas sujetos a la ley, como ya hemos demostrado en el capitulo 5 de este libro), y acusan a los cristianos que no diezman de malditos y ladrones, mostrando con esto, que el mismo espíritu religioso e hipócrita que los guía, es el mismo espíritu que confrontó Jesucristo en los fariseos y maestros de la ley de su tiempo.
Sin embargo, con todo y esto, eso ministros falsarios, se agarran de las palabras de Jesús, cuando, reprochando a los fariseos, dijo; "esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello", para afirmar que nuestro señor Jesucristo apoyó el diezmo. ¡Porque es la única frase que ellos tienen, en todo el nuevo testamento, que aún difusamente, propone el diezmo!. ¡Y, sin embargo, estas palabras están dirigidas a los fariseos, y Jesús especificó: que era asunto de la ley!.

El apóstol Pablo escribió lo siguiente: "no estamos bajo la ley, sinó bajo la gracia". Romanos 6:14. Por tanto, lo que nuestro señor Jesucristo dijo a los fariseos y a los legalistas, no tiene nada que ver con la iglesia. Pero si está la advertencia para aquellos que, igual que los fariseos, ponen sobre el pueblo pesadas cargas de ley,  y no tienen misericordia del necesitado,  a estos, igual que a los fariseos, Jesús les llama hipócritas, necios, sepulcros blanqueados, serpientes, generación de víboras  e hijos de su padre el diablo. Al igual que los sacerdotes y fariseos de antaño, los cuales habían convertido la gracia de Dios en casa de mercado, los modernos ministros del sistema iglesiero apostata, (S.I.A.), han hecho lo mismo;  tomando el evangelio como negocio de mercadería, donde las supuestas bendiciones de Dios son vendidas por precio monetario. Recordemos el enojo de nuestro señor al ver la mercadería en el templo, y como, con toda indignación, entró en el lugar, y azote en mano, expulsó a todos esos mercaderes y volcó las mesas de los cambistas tirando todo el dinero por el suelo; y les decía a gran voz: ‘’no conviertan la casa de mi padre en cueva de ladrones’’(mateo 21: 13).



Es lo mismo que en este  tiempo de gran apostasía, donde los falsos apóstoles se han inventado un sistema engañoso para explotar a los incautos que entran en sus iglesias, y a través de maratones radiales y televisivos hacen mercadería con la fe, enseñándoles a los cristianos a comprar las supuestas bendiciones con dinero a través de pactos, diezmos, ofrendas, primicias, maratones y donativos. Estos súper ungidos autotitulados les dicen a los cristianos que mientras mas dinero les entreguen a ellos y sus ministerios, mas fe están mostrando, y , por tanto; Dios se va a ver obligados a bendecirlos. Esos mentirosos lobos rapaces que tiene su guarida en las iglesias conciliares evangélicas venden todo tipo de milagros a través del supuesto pacto de dinero, desde sanar enfermedades, hasta hacer millonarios a las personas. Es así como manipulan las mentes, incitando a la codicia y a la búsqueda de lo material. de este modo los supuestos cristianos pueden comprar con dinero la gracia de Dios, del mismo modo que en la edad media los católicos compraban el perdón de los pecados comprando las indulgencias firmadas por el papa.



Los fariseos, sacerdotes y maestros de la ley eran individuos avariciosos, tal y como los señalaba cristo, a tal punto de retorcer la ley para poder exprimirle el dinero al pueblo ignorante (exactamente la misma estrategia de los falsos pastores del sistema evangélico de la actualidad), de ese modo enseñaban al pueblo a entregar todos sus bienes al templo, pero en realidad: esos bienes eran repartidos entre esos mismos sacerdotes que gobernaban el templo. Es por eso que en aquel tiempo ya muchos se negaban a ayudar a su padre y su madre cuando estos ya eran viejos, diciendo que la ayuda económica que podían darle era corban, es decir: ofrenda para el templo; ya que esa doctrina se las había enseñado los fariseos y maestros de la ley, lo cual, evidentemente; no existía en la ley de moisés.

También vemos que engañaban inclusos a las viudas, las cuales echaban en las ofrendas del templo todo el sustento que tenían. . Esto deja claro las malas enseñanzas manipuladoras de los maestros de la ley y los fariseos, que al igual que los pastores y apóstoles del sistema iglesiero evangélico de nuestro tiempo enseñan que la pobreza es una maldición, y que para lograr salir de esa maldición la única forma es que los cristianos pobres muestren su fe entregándoles a ellos y sus ministerios ofrendas, donativos, diezmos, primicias y bienes, de ese modo, (supuestamente), Dios se va a ver comprometido u obligado a bendecirlos y prosperarlos.

Es por esto que cristo advierte de la siguiente manera;
  
‘’Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis.” Mateo 7:15-16. 



Hoy más que nunca, se cumplen al pie de la letra las palabras de Cristo. Estando en el monte de los Olivos, Jesús habló a sus discípulos y les dijo: 

“Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos.” Mateo 24:11.

Lo triste de esto no es el hecho de que se levanten los falsos profetas, sinó el que muchos son engañados por ellos.  La razón por la que muchos son engañados es porque para poder detectar el falso profeta o maestro y sus falsas enseñanzas o doctrinas, hay que estar firmemente parado sobre las verdaderas doctrinas que predicaron cristo y sus apóstoles. Se debe tener visión espiritual y el entendimiento iluminado por el poder del espíritu de Dios. Los falsos maestros han sido y siguen siendo engañados por otros falsos maestros y el mismo Satanás, y de esta misma manera van en un ciclo de mal en peor, engañando a otros a su paso, leámoslo:

‘’ más los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados.” 2 Timoteo 3:13. 

Es por esto que siempre aparecen algunos cristianos borregos defendiendo a los lobos rapaces cuando ven que algún verdadero cristiano los desenmascaran, y dicen: no se levanten en contra del ungido de Jehová, no juzguen, no hablen así de mi amado pastor, no critiquen a ese santo varón de Dios.
Es a estos engendros de satanás disfrazados de apóstoles de cristo,  a los que el señor se refería cuando dijo las siguientes palabras:  ‘’No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.  Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?  Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad, al fuego eterno con el diablo y sus ángeles.’ mateo 7: 22.

Preguntamos: ¿quienes son actualmente los que andan expulsando demonios a diestra y siniestra?.¿quienes son los que están pavoneándose de andar haciendo grandes milagros?. La descripción que da cristo identifica inmediatamente al sistema evangélico moderno, que es donde andan en esas actividades; el mismo sistema apostata que ahora anda uniéndose en ecumenismo con la gran ramera católica romana. Es solamente en ese medio supuestamente carismático o pentecostal donde aparecen los grandes súper ungidos milagreros. Ellos se autotitulan ungidos sin darse cuenta que al usar ese titulo están confirmando que son falsos cristos; ya que la palabra ungido significa cristo, y el mismo señor Jesucristo profetizó lo siguiente:
‘’Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo (ungido); y a muchos engañarán.’’ Mateo 24: 4-5.

lo único que hacen los falsos profetas modernos como Benny Hinn, Cass Luna, Guillermo Maldonado, Aquiles Azar o Santiago Ponciano es manipular las emociones e imponer las manos para que la gente caiga al piso a revocarse como locos, envueltos en un espectáculo de total ridiculez, ruidos, gritos, vómitos  y caídas; cosas que son  desconocidas en las páginas de la biblia si las comparamos con la forma en que ministraban Cristo y sus apóstoles. Nuestro señor hacia grandes milagros; sanaba todo tipo de enfermedades, le regresaba la vida a los muertos, multiplicaba los alimentos; a lo cual pregunto: ¿cuanto dinero les cobraba cristo a esas personas que se beneficiaban con tales y poderosos milagros?; ¿ acaso las personas pasaban primero delante del tesorero Judas Iscariote para aportar su ofrenda o semilla de pacto en dinero para luego ir delante de cristo para que les haga el milagro?.¿Cuánto le cobró cristo a Jairo por devolverle la vida a su hija?; nunca vamos a encontrar en las escrituras a nuestro señor Jesucristo cobrándole dinero a las personas para hacerle milagros, como hacen los brujos y los falsos apóstoles del sistema iglesiero apostata; todo lo contrario; cristo aconsejaba a sus apóstoles diciendo: ‘’ Sanad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, expulsad demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia’’ (mateo 10: 8). Estos falsos maestros pentecostaloides han convertido el mover del espíritu de Dios en algo totalmente irracional, demoniaco y nauseabundo.

Pero más nauseabundo es escuchar en los maratones de LOS PROGRAMAS ENLACE T.B.N. y RADIO VISIÓN CRISTIANA como los lobos rapaces retuercen las escrituras para poder sacarles el dinero a los cristianos ingenuos que se creen sus mentiras.



He visto toda esta apostasía con horror creciente. Y lo peor de todo esto es que esos blasfemos hijos de Satanás le adjudican todos esos milagros sobre todo a la supuesta ‘’tercera persona de la trinidad’’: con sobre nombre de espíritu santo: algo que no tiene absolutamente nada que ver con el verdadero espíritu santo o poder del altísimo: ya que el dogma católico de la santísima trinidad, junto a su tercera persona, es otro de los engaños doctrinales de la gran ramera y su sistema católico-babilónico., el cual ha sido adoptado también por las hijas de la gran ramera, es decir; las iglesias que salieron de ella, tales como el sistema evangélico. 

El mismo señor nos ha ordenado que no nos dejemos engañar, que nos cuidemos de los falsos profetas que vienen a nosotros disfrazados de ovejas, que tenemos todo el derecho de juzgar con justo juicio y de imitarlo poniendo al descubierto públicamente a los falsos profetas engañadores que encubiertamente han introducido en el cristianismo herejías destructivas.

Si estos falsos profetas, falsos ministros, falsos apóstoles y falsos pastores no quieren escuchar cuando se les denuncia y no se arrepienten, el consejo de Cristo es el siguiente:
‘’Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo.’’ (Mateo 15:14).

Esta palabra es un imperativo: aoristo activo, lo cual equivale a que los que siguen a los fariseos y escribas ahí presentes deben dejarlos inmediatamente. No hay tiempo para pensar si está bien dejarlos o no, el mandamiento del Señor es claro y urgente. Este pasaje dice claramente que ambos son responsables, uno por guiar mal, y el otro POR SEGUIRLO, así es, ni más ni menos. El hoyo en esta metáfora, no puede ser otra cosa, más que un amargo final.  Ahora usted sabe de esto, ya está usted enterado de las consecuencias, si usted tiene un guía ciego, no espere, es urgente que lo deje, y si usted esta guiando a otras personas a seguir a este líder ciego, yo le pregunto;  ¿qué recompensa puede tener su acción?. Usted podrá imaginarse la respuesta; será un ciego, recomendando a otro ciego a seguir un ciego. Es por esto que cristo culmina diciendo:
‘’Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad, al fuego eterno con el diablo y sus ángeles.’ mateo 7: 22

El lago de fuego; Ese es el amargo final para todos los apostatas que retuercen las escrituras y toman el evangelio como mercadería para extraerles el dinero a las personas usando las herramientas del engaño, la sugestión, la imposición y el fraude, y, sin duda alguna, las personas que apoyen a dichos apostatas van a correr la misma suerte, ya que son cómplices pasivos de esos hijos del diablo.

Y, para concluir con este tema, decir que;
¡El enfoque del diezmo era agrícola y ganadero, por todas las partes del Antiguo Testamento, era comida!.  Comida para el Levita, comida para el forastero, comida para la viuda, comida para el huérfano;  y el enfoque no cambia en tiempo de cristo y sus apóstoles.  El tema es todavía; alimento en Mi casa, tal y como Dios les ordena a los israelitas en Malaquías capitulo 3. Por lo tanto; el diezmo de dinero del sueldo de los creyentes que se cobra en el medio evangélico moderno, es simplemente una perversión si base bíblica, ya que el verdadero diezmo bíblico nunca fué de dinero. Los pastores quienes tanto se interesan en que el 10% sea del total, en realidad están construyendo sus propios reinos que comúnmente requieren mucho dinero.  Jesús está construyendo Su iglesia de una manera completamente diferente, y Él no necesita sillas alfombradas, vidrios de colores ni campanario para conseguir que el trabajo sea hecho.  El apóstol pedro no tenia ni plata ni oro, sin embargo fueron muchos miles de personas que escucharon su predicación, y todavía, muchos siglos después, sus enseñanzas siguen vigente en las epístolas de pedro que se encuentran en el nuevo testamento. El apóstol pablo vivía en persecución, en azotes y cárceles; sin embargo había logrado que en toda Europa conocieran las buenas nuevas del evangelio. Los primeros cristianos jamás obligaron a nadie a diezmar de su sueldo, ya que esa ley no se conocía entre ellos. En realidad; el nuevo testamento, sobre todo en primera y segunda a los corintios y los ejemplos que encontramos en hechos de los apóstoles, solo se enseña a los verdaderos cristianos a ofrendar con entera libertad, de acuerdo a como haya prosperado, no por imposición de ningún concilio o pastor, ya que Dios ama al dador alegre; y esas ofrendas voluntarias no eran para mantener un templo de piedras ni para sostener a un grupo eclesiástico, todo lo contrario; se usaba solo para suplir las necesidades de los santos, los cristianos, que estén pasando por momentos de necesidad, como demostraremos mas adelante.


AMEN.


aqui les dejo el video de este capitulo: 





para pasar al capitulo 7, pinchar en el siguiente link: los apóstoles en guerra contra los legalistas



SI DESEA DESCARGAR EL LIBRO COMPLETO EN SU COMPUTADOR, SOLO TIENE QUE PINCHAR EN EL SIGUIENTE LINK:DIEZMOS ABOLIDOS; OFRENDAS PARA LOS SANTOS. por Alexander Gell

para mas información: 


Los invitamos a participar en nuestras congregaciones cibernéticas siguiendo estos link: ‘’
Anti-apostasía: por Alexander Gell’’:     http://www.facebook.com/groups/395559757149557/?fref=ts.

‘’Congregación de la resistencia cristiana contra la apostasía’’: http://www.facebook.com/groups/449403455082400/.

También los invitamos a participar en el foro de estudios y debates bíblicos: ‘’cristianos bíblicos’’:  http://www.gabitogrupos.com/cristianos/general.php.

Para comunicarse con nosotros a través de skipe en la congregación en audio los domingo a las 5 de la tarde (hora de Republica Dominicana) : aquí tiene mi cuenta de skipe:   Alexander.Gell1



Aquí les dejo mi teléfono móvil en la Republica Dominicana: 809-791-3109.

Para escuchar todos nuestros estudios en audio pinchar en este link:http://www.ivoox.com/escuchar-sana-doctrina-cristiana_nq_24059_1.html.

PERMISO DE COPIAR Y DISTRIBUIR GRATUITAMENTE TODOS NUESTROS ESTUDIOS, SIEMPRE Y CUANDO NO LE QUITEN NI LE AÑADAN NADA.


Google+ Followers